[vc_row type=»in_container» full_screen_row_position=»middle» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left» overlay_strength=»0.3″][vc_column column_padding=»no-extra-padding» column_padding_position=»all» background_color_opacity=»1″ background_hover_color_opacity=»1″ column_shadow=»none» width=»1/1″ tablet_text_alignment=»default» phone_text_alignment=»default» column_border_width=»none» column_border_style=»solid»][vc_column_text]

¿CÓMO PIENSA, SIENTE Y SE COMPORTA NUESTRO CLIENTE IDEAL?

En el anterior post hablábamos de que el emprendedor de éxito lo es porque se dedica a lo que le apasiona y por esa razón brilla ofreciendo sus talentos al mundo.

Pero la segunda parte de este éxito tiene que ver con su capacidad para hacer llegar a las personas sus talentos, es decir, su capacidad para venderles sus productos o servicios.

Y es que vender es fundamental si queremos vivir de nuestro negocio.

Y también es lo que a veces más nos cuesta porque no queremos identificarnos con la figura de vendedor, tan estigmatizada en ocasiones.  Pero esto no deja de ser una creencia que nos limita. La realidad es que CUANDO VENDES ESTAS APORTANDO VALOR, y es así como hay que verlo. Lo que tu aportas tiene mucho valor, y eso tiene un precio.

Dejando a un lado nuestras creencias, la venta no deja de ser una cuestión de relacionarnos e interactuar con nuestro cliente. Es un proceso comercial de persona a persona. Y cada una de esas dos personas tiene una forma de ver, sentir e interpretar la realidad. De ahí que sea de suma importancia conocernos a nosotros mismos como vendedores y conocer bien a nuestro cliente.

Por un lado, para profesionalizarnos como vendedores, desarrollando nuestros puntos fuertes y trabajando en los no tan fuertes. Y por otro, para conseguir una comprensión de nuestro cliente, de sus necesidades, motivaciones y aspiraciones. Esto hará que la relación comercial mejore sustancialmente porque vamos a lograr lo siguiente:

  • Una comunicación más efectiva
  • Un mejor entendimiento de las necesidades y expectativas del cliente
  • Capacidad para gestionar a los distintos tipos de clientes
  • Conseguir autogestión y equilibrio interno
  • Saber cómo evitar conflictos
  • Construir relaciones duraderas y sostenibles en el tiempo.
  • Crear un ambiente comercial agradable
  • Conseguir resultados más rápida y eficazmente.

Y una vez más el Eneagrama es la herramienta ideal para este fin. Es la herramienta que nos permite saber cómo piensa, siente y se comporta cada eneatipo. Conociendo nuestro eneatipo y el de nuestro cliente la relación comercial será más fluida y exitosa.

En el siguiente vídeo te describo el perfil que como cliente puede tener cada eneatipo y las estrategias que podemos usar para llegar a él y la relación comercial sea exitosa.

Coméntame abajo con qué tipo de cliente te identificas más ;)[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=»in_container» full_screen_row_position=»middle» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left» overlay_strength=»0.3″][vc_column column_padding=»no-extra-padding» column_padding_position=»all» background_color_opacity=»1″ background_hover_color_opacity=»1″ column_shadow=»none» width=»1/1″ tablet_text_alignment=»default» phone_text_alignment=»default» column_border_width=»none» column_border_style=»solid»][vc_video link=»https://www.youtube.com/watch?v=QEdc_26KjQg&t=261s»][/vc_column][/vc_row]

1 comentario en “Conócete a ti mismo y conoce a tu cliente”

Los comentarios están cerrados.

Descubre AUTENTICA-MENTE, los 3 recursos para trabajar tu autenticidad.